viernes, 6 de julio de 2007

8'5

Segunda entrada en poco tiempo que tiene una nota por título. Vaya, una calificación académica -¿deformación profesional?; la primera, aquí.

También merecida. También esperada. Me repito: así da gusto.

Un hito más en un camino que viene de lejos y que tiene que ver con las elevadas fronteras (llámense convalidaciones) que todavía existen en el mundo académico. Curiosamente más altas si hablamos de Latinoamérica (¿no nos unen más vínculos culturales con ellos que con muchos países europeos?). Y lo que queda todavía.

Me salto toda la burocracia que te espera y te digo: bienvenido, periodista, en colombomaño, con todas las de la ley (española).

Carlos Esteban París, en El Colombiano

3 comentarios:

Món dijo...

Si creo que es lo que creo pensar muchisimas felicidades al camareta más majo de toda la ciudad...

tentetieso dijo...

Un problema en esto del blog es que cuando uno habla de los demás no sabe cuánto de explícito quiere/debe/puede ser.

Es lo que crees: la calificación en los únicos contenidos de la carrera que no le convaliron en este país. Ahora a pedir la convalidación de verdad. Tiempo y "pacencia".

Arthur dijo...

Como dicen en mi país de nacimiento, "Mi Dios le pague y le dé el cielo". (Mi mamá agregaba: "...le corone de gloria y le aumente los bienes".)
Qué detallazo, el tuyo y el de Món! Me siento arropado y querido... Gracias mil.