lunes, 16 de julio de 2007

en casa

Puedes estar en un lugar que se supone tu casa y sentirte incómodo, fuera de lugar. Puedes estar en un sitio en principio ajeno pero vivirlo como si fuera tuyo. Cuando te apartas de la que a diario es tu casa pasan estas cosas.

Estás en casa cuando te sientes en casa.

(En los juegos infantiles, cuando estás en "casa" no te pueden pillar; estar en casa equivale a sentirse seguro, protegido de toda amenaza, tranquilo. Puedes relajarte. Desde entonces la idea de estar en casa sigue siendo la misma, aunque uno no sea del todo consciente)

Salgo de casa. Busco el mar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi meta es buscar eso llamado tranquilidad. Espero conseguirlo alguna vez.
Me alegro que encuentres esa segunda casa.

Arturo dijo...

Tente en pie frente al mar. Siente la arena, la brisa, el olor a sal, el sonido de las olas... Vive su inmensidad. Tú harás tu casa, tu palacio, donde quiera que estés. La de aquí lo es cuando estás en ella. Sin tí, no vale la pena ni pasar por tu calle, porque los pasos no te llevan a tu hogar.
Las olas vienen y van, se repiten y siempre son distintas.
A disfrutar este tiempo, Amigo. A volver renovado. A volver.

Javier López Clemente dijo...

Estas en casa cuando estas como en casas, suena a perogrullo y sin embargo es una gran verdad.

Salu2 Córneos.

Javier López Clemente dijo...

Excelente banda sonora.