viernes, 3 de agosto de 2007

¿ciencias o letras? mide tus dedos

Ya sabíamos que la testosterona es la hormona responsable de la maduración sexual masculina, junto a todos los cambios que se le asocian: aumento de masa muscular, cambios en la voz, crecimiento del vello, etc.

Todo esto durante la pubertad. Pero, claro, la hormona estaba allí antes y de hecho marca desde muy pronto el desarrollo de los genitales en el feto. Leo en Sopa de Ciencias que, según un estudio del doctor Mark Brosnan, una alta exposición a la testosterona en el útero materno favorece también un mayor crecimiento en el dedo anular que en el índice. Y al revés si las hormonas predominantes son los estrógenos. Hasta aquí mera curiosidad científica (eso sí, con los avales del British Journal of Psychology).

Más trascendencia tiene que la testosterona favorece el desarrollo de las áreas del cerebro relacionadas con las matemáticas y la visión espacial, mientras que los estrógenos favorecen las zonas relacionadas con el lenguaje.

Conclusión: simplemente comparando la longitud de los dedos índice y anular de cualquier personita en edad temprana se pueden deducir sus habilidades futuras. ¿Que es más largo el dedo anular? A ciencias. ¿Que el más largo es el índice? A letras. Ya nos lo podrían haber dicho antes. Algunos nos habríamos ahorrado algún rompimiento de cabeza.

Como puede apreciarse, en mi caso el anular es sensiblemente mayor, de lo que deduzco que mi elección, de acuerdo con este criterio, fue la acertada -no obstante, sigo dudándolo. ¿Y la tuya?

(Según el mismo estudio, cuanto más largo es el dedo anular más agresiva es la persona y más preparada está para la actividad física. Un dedo índice más largo indica mayor predisposición para las relaciones sociales e incluso, en el caso de los hombres, mayor probabilidad de ser gay -al revés en el caso de las mujeres. Por supuesto, no siempre dan en el clavo)

(También hay quien ha encontrado cierta relación estadística -positiva- entre la longitud del dedo índice y la del pene. Seguro que con alguno aciertan)

3 comentarios:

Danuto dijo...

Pues yo también tengo esa disposición digital y... bueno, de letras puras purísimas. Y menos barba que ganas de trabajar. Así que no sé yo.

tentetieso dijo...

Bueno, danuto, una cosa es que exista cierta relación entre la exposición a las hormonas, el tamaño de los dedos y las habiliddes intelectuales, y otra que haya que tomarlo al pie de la letra. Yo soy el primero que no cumplo todas las conclusiones del estudio. Somos un saco de química pero, además de la predisposición inicial, nos influyen tantas cosas a lo largo de la vida... Las personas nacemos pero también nos hacemos.

Y en cuanto a lo de letras o ciencias, creo que nunca tendré claro si soy de unas, de otras o de todo lo contrario. Me pareció curioso que mi elección encajó en lo que predice el estudio, pero perfectamente podría haber sido la contraria.

En todo caso, la ciencia siempre deja un hueco para "bichos raros" ;-)

Merlin Púrpura dijo...

¡Y de bichos raros está lleno el mundo! Como diría alguien por ahí los raros serían los no-raros. Pero el tema viene a lo aburrido que sería estar tan medidos, predispuestos, predichos, preconcebidos y todos los "pre" que quieras... Como decir que todos los de labios delgados son traidores (también lo leí) o que todos los zurdos son de talla 43 de zapatos.
Pero no dejan de ser divertidos los estudios científicos. -¿Qué quieres ser de mayor? -Espera a que se me defina bien el dedo anular!