viernes, 29 de febrero de 2008

muleta




Unos días hace falta una grúa para levantarse de la cama;
hoy la flor nueva hace ligera la mañana
-muleta espontánea del viernes-
esperando el mediodía en que le dé el sol para retratarla.

Mi humilde jardín de invierno, generoso,
no cesa de darme alegrías.

4 comentarios:

Pi dijo...

ES que la felicidad está en cositas taaaan pequeñitas, que uno se pierde en tristezas y a veces ni repara que están ahí. Lindo tu jardín de invierno, qué envidia. Cada vez me deleito más mirando por la ventanilla del coche, viendo el paso de las estaciones, respirando, tocando, en fin. La vida es así. Y me emocionan las grúas de colores y su contorno en los atardeceres: http://nomegustaelcardhu.blogspot.com/2008/01/nimiedades.html

un abrazo

Senses & Nonsenses dijo...

mejor inventarse un jardín de invierno que el insoportable peso de la existencia.
cuídate.

un abrazo.

Fennec dijo...

estais todos muy jardineros invernales
¿alguien ha visto la flor de mi secreto?
la tuya parece una vinca de madagascar Catharanthus roseus, planta que a parte de usarse como ornamental tiene sustancias utilizadas en tratamientos oncologicos, eso si ni se os ocurran comerla
Saludos

RAMMSES dijo...

Esos detalles encantados y tan simples son los que nos hacen reír y pintan el día de colores.
Jardín de Invierno, he vuelto a ver el vídeo, bella canción.
¿Cómo siguió el fin de semana?.
Un fuerte abrazo.