martes, 15 de enero de 2008

espejos



Hay muchos espejos del alma.

Hoy me he dado cuenta
de que el suelo de la cocina
también puede ser uno de ellos.

6 comentarios:

Evan dijo...

...y el del baño también... y el de la habitación...

Un beso!

Eloisemoi dijo...

mi casa la llamo MIRROWSHOUSE.no sé porqué el pisito de alquiler la dueñar tenía cantidad de espejos, con lo fea que es jeje...y yo lo he utilizado de excusa para llamarla the mirrowshouse y darle juego y gracia a los elementos... Me alegra observar que los reflejos llegan a muchas partes. Te enlazo. Miro y veo amigos comunes...original tu blog, invitado quedas al mio.

Arthur dijo...

O sea un alma habitada, por donde pasan humanos, donde se siente el "calor de hogar", donde se preparan alimentos y se adoban sentimientos.

¿Quién tiene una alma -y una cocina- aséptica, impecable? Quien no la usa ni deja que entren en ella.

Besos "el-algodón-no-engaña"

38 grados dijo...

estoy con arthur...¿quién tiene un alma impecable?. Yo suelo limpiar el suelo porque me gusta verlo limpio, no por lo que los demás puedan pensar de mí. Y puede que al alma le ocurra lo mismo.
un abrazo tente

Anónimo dijo...

buscaba en google la foto de un tentetieso, y ya vés, acabé en tu blog...me gustó,
iba a dejarte un cariño...pero después de leer a arthur, joé, que buenísimo lo que ha escrito!!...nada, me quedo con sus gotitas de sabiduría, besos pa todos!!!
sarah

tentetieso dijo...

Más que a la suciedad (del suelo, del alma) me refería a la dejadez. A esos días/semanas/... en que te faltan ganas para ni siquiera pensar en limpiar, que te da igual una cosa que otra...

La verdad, evan y eloise, es que encontrarse estos 'espejos' delante de las narices cada dos por tres no es muy agradable. Pero después de leer las interpretaciones de arthur y de 38 grados creo que dejaré el suelo unos días más así... ;-)

Saludos nada inmaculados.