lunes, 24 de mayo de 2010

lugares y ausencias

Me recuerdas en un comentario el final de una de esas películas que más lágrimas me arrancaron y no puedo evitar traerla aquí.

"Me gustaría que me dijeras como hace uno para saber cuál es su lugar. Yo por ahora no lo tengo. Supongo que me voy a dar cuenta cuando esté en un lugar y no me pueda ir. Supongo que es así. Ya va a aparecer, todavía tengo tiempo de encontrarlo."





Inevitablemente, rescato las palabras de unos segundos antes:

"Todavía le cuesta creer que vos no estés. Habla de vos con bronca, como si el infarto hubiera sido culpa tuya. A mí a veces también me da bronca no tenerte al lado para poder hablar con vos. A veces nos hacés mucha falta, viejo."

Y las lágrimas se multiplican a mitad del recorte de vídeo del YouTube porque hoy, bastantes años después, las palabras despiertan ecos nuevos en las oquedades del corazón.

----------
Un lugar en el mundo. Adolfo Aristaraín, 1992.
----------

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y después de tantos años, yo no puedo evita tampoco las lágrimas al lee tu entrada, como tantas otras veces... Cuan te trobas algo que parece fecho a medida del recuerdo, o a veces, cuan el recuerdo viene solo sin más...

:* No se hablate en castellano.
A ver si sabes quién soy, te e dau muchas pistas,;)

encefalografia dijo...

Lo de : "A ver si sabes quién soy", eba porque pensaba que te hablaría desde este enlace, a ver si ahora sí que sale...