miércoles, 23 de abril de 2008

irina palm

Las situaciones críticas desencadenan grandes cambios. Algunos muy evidentes: reacciones histéricas, desbordados ataques de locura pasajera. Otros, sin embargo, apenas son perceptibles. Seguramente estos últimos son los más importantes, porque son cargas de profundidad que rasgan en discreto silencio las entretelas más sutiles del alma. Abren diminutos poros en lo más recóndito del corazón. Poros que se irán ensanchando y dejarán ventilar cavidades hasta entonces cerradas. Quizá de momento el cambio sea imperceptible, pero es cuestión de tiempo que sobrevenga la revolución -interior, sin estruendo, pero revolución.

Crecer es ser capaz de dejar que se abran heridas y saber luego convivir con las cicatrices. En pocas semanas, una mujer gris (Maggie, nada menos que Marianne Faithfull) aprende a bofetadas lo que vale ella misma, lo que valen sus supuestas amistades, cuáles son las cosas por las que merece la pena luchar y qué motivos existen para seguir viviendo. En el camino, recupera su dignidad, su autoestima y deja que las razones del corazón salpiquen de poros su armadura.

Paradójicamente, son esos poros los que nos hacen más fuertes.




Irina Palm. Sam Garbarski, 2007.
(Página web oficial)

1 comentario:

RAMMSES dijo...

Como siempre dando muy buena recomendación. Ahora me busco la película.
Nadie, nadie tiene el derecho a juzgar ni prejuzgar. Todos tenemos una historia siempre.. todos.
Un abrazo.