viernes, 1 de enero de 2010

arco iris



Si con dos puntos queda perfectamente definida una recta, la secuencia de dos años consecutivos que se despiden con un arco iris empieza a parecer algo más que una simple señal.

Sea como fuere, un espléndido instante, una puerta mágica para el nuevo año.

1 comentario:

pildoras azules dijo...

Qué fotón. De repente, me he dado cuenta de que me fui sin avisar, sin decir adiós, sin mirar atrás. Como si al final quisiera huir del lugar donde mis dos yos, el que se ve y el de verdad, se separaron para siempre.

Tengo que volver y, un día, iremos a comer por ahí y contarnos qué fue de nosotros. Cómo van las cosas, cómo nos trata de mal la vida, cómo hemos renunciado a tanto a cambio de tan poco.

¿Trato hecho?